FANDOM


</noinclude>Juan comienza su primer carta hablando acerca del amor, hablándole a sus hijos espirituales que se preparen mejor para vivir una vida cristiana plena, pero también Juan advierte sobre aquellos que no aceptan la naturaleza de Cristo, cuando vino a este mundo, a los cuales llamó "anticristos" y "falsos profetas".

Namebook Nombre del Libro

En los manuscritos griegos más antiguos el título de esta epístola es sencillamente IÇánnou A, literalmente: "De Juan, I"; es decir, la primera (epístola) de Juan. No se sabe si ésta fue la primera epístola pastoral que Juan escribió, pero sí es la primera de las que han sido conservadas por la iglesia cristiana.[2]

Pen Autor

Juan no se identifica en ninguna de las epístolas del NT que se le atribuyen; sin embargo hay una similitud tan grande entre la primera epístola y el Evangelio de Juan, que la mayoría de los eruditos aceptan que el autor de ambos es el mismo. Si aceptamos que el cuarto Evangelio fue escrito por el discípulo amado (Juan 21:20-24), identificado como el apóstol Juan, uno de los hijos de Zebedeo (ver t. V, pp. 869-870), tenemos razones válidas para afirmar que también es el autor de la primera epístola que lleva el nombre de Juan. Una relación similar une la primera epístola con la segunda, y la segunda con la tercera.[2]

Wait time Marco Histórico

En la epístola no hay ninguna referencia específica al autor, a las personas a las cuales fue dirigida la carta, al lugar desde el cual fue escrita, o al tiempo cuando se escribió, por lo tanto, las conclusiones relativas a su marco histórico tienen que deducirse de la evidencia interna.[2]

Pero lo que sí es claro es que la epístola fue escrita por un anciano al que le parecía apropiado dirigirse a sus conversos como a "hijitos",(cap. 2:1, 12, 18, 28; 3:7, 18; 4:4; 5:21). No se dice a quiénes se dirigió la carta, pero es obvio que fue enviada a un grupo conocido de cristianos con los cuales tenía trato personal el reverenciado autor. Todavía no se ha presentado ninguna razón concluyente para rechazar la tradición, ampliamente aceptada, de que Juan la escribió en su ancianidad para los creyentes de Efeso, o de Asia Menor, donde él había ejercido su ministerio. La fecha cuando se escribió podría ubicarse entre el año 90 y el 95 d. C.[2]

Hay evidencias de que la epístola existía a comienzos del siglo II. Policarpo, que tiene fama de haber conocido personalmente a varios de los apóstoles, emplea palabras que. se parecen marcho a 1 Juan 4:3 (Epístola de, Policarpo a los filipenses VII , c. 115 d. C.); y Eusebio afirma: "Entre los escritos de Juan, además del Evangelio, es admitida sin controversia alguna su primera epístola, tanto por los más recientes cuanto por todos los antiguos" (Historia eclesiástica III. 24 [Buenos Aires: Editorial Nova], p. 131). Ireneo (c. 200 d. C.) identifica varios versículos que cita como procedentes de la primera y la segunda epístolas de Juan (Ireneo, Contra herejías III. 16. 5, 8); y el Fragmento Muratoriano (c. 170 d. C.; ver t. V, p. 128) no sólo incluye en su canon la primera epístola y la segunda, sino que las atribuye al apóstol Juan. Por lo tanto, es evidente que la primera epístola fue reconocida como legítima desde muy antiguo y su lugar en el canon está firmemente afianzado.[2]

Book 2 Tema

El propósito principal de la epístola es pastoral. Juan escribe con amor a sus hijos espirituales para que puedan estar mejor preparados para vivir la vida cristiano. El amor es la nota dominante de la carta. El marco es una exhortación sencilla aunque profundamente espiritual. Dios es amor (cap. 4:S); el amor viene de Dios (vers. 7); Dios nos amó y envió a su Hijo; por lo tanto, debiéramos amarnos mutuamente (vers. 10- 11). Pero esos elevados temas se proyectan dentro de un marco de oposición, lo que da a la epístola un propósito tanto polémico como pastoral.[2]

La herejía básica contra la cual lucha Juan ha sido identificada como una especie de protognosticismo, que enseñaba un conocimiento (gnÇsis) falso (ver t. V, pp. 870-871; t. VI, pp. 56-60). Por el énfasis que se le da en la epístola, parece que la oposición provenía de dos principales formas de gnosticismo: el docetismo y la enseñanza de Cerinto. La herejía de ambos se refería a la naturaleza de Cristo. El docetismo negaba la realidad de la encarnación y enseñaba que Cristo tenía un cuerpo humano sólo en apariencia (ver t. V, pp. 889-891; t. VI, p. 59). La segunda herejía se 644 originó en Cerinto, uno de los contemporáneos de Juan, quien se educó en Egipto y luego enseñó en el Asia Menor y propagó enseñanzas judaizantes. Cerinto enseñaba que Jesús había nacido en forma natural de José y María, y Cristo entró en el cuerpo de Jesús en ocasión de su bautismo, pero que se retiró o salió antes de la crucifixión (ver t. VI, pp. 37, 58). Los originadores y paladines de esas herejías son gráficamente descritos por Juan como "anticristos" (cap. 2:18, 22; 4:3) y "falsos profetas" (cap. 4: 1). Para combatir esos errores, Juan destaca la realidad de la naturaleza humana y visible de Cristo durante la encarnación (cap. 1: 1-3), que el Salvador vino en la carne (cap. 4:2) y que los creyentes pueden disfrutar de ese verdadero conocimiento (cap. 5:20) como opuesto a la falsa gnosis.[2]

Structure Estructura

La estructura del libro de 1 Juan es la siguiente[2]:

Introducción, 1:1-4.

  1.  Declaración de haber tenido trato personal con Cristo, el Verbo de vida, 1: 1-3 p. p.
  2.  Propósito al escribir la epístola, 1:3 ú. p.-4.

Los requisitos para tener comunión con Dios y el hombre, 1:5-10.

  1.  Caminar en la luz, 1:5-7.
  2.  Confesión de los pecados, 1:8-10.

Exhortación a una vida sin pecado, 2:1-28.

  1.  Cristo el abogado y propiciación por el pecado, 2:1-2.
  2.  Andar como él anduvo, 2:3-6.
  3.  El mandamiento nuevo, 2:7-11.
  4.  Exhortaciones personales a los hijos espirituales, 2:12-28.

Los hijos de Dios en contraste con los hijos del diablo, 2:29 a 3:24.

  1.  La justicia de los hijos de Dios, 2:29 a 3:7.
  2.  El que practica el pecado es del diablo, 3:8-9.
  3.  El que no ama a su hermano es del diablo, 3:10-18.
  4.  Dios asegura la salvación a sus hijos, 3:19-24.

Verdad, amor y fe son esenciales para la comunión con Dios, 4:1 a 5:12.

  1.  El espíritu de verdad y el espíritu de error, 4:1-6.
  2.  El amor es de Dios, pues Dios es amor, 4:7-21.
  3.  La fe produce victoria y vida, 5:1-12.

Conclusión, 5:13-21.

  1.  Repetición del propósito, 5:13.
  2.  Admonición a una vida libre de pecado, 5:14-17.
  3.  Exhortación final a conocer a Dios y a su Hijo, 5:18-21.

Referencias

ve Libros de la Biblia
Pentateuco Génesis | Éxodo | Levítico | Números | Deuteronomio
Históricos Josué (Libro) | Jueces | Rut (Libro) | 1 Samuel | 2 Samuel | 1 Reyes | 2 Reyes | 1 Crónicas | 2 Crónicas | Esdras (Libro) | Nehemías (Libro) | Ester (Libro)
Poéticos Job (Libro) | Salmos | Proverbios | Eclesiastés | Cantares
Profetas Mayores Isaías (Libro) | Jeremías (Libro) | Lamentaciones | Ezequiel (Libro) | Daniel (Libro)
Profetas Menores Oseas (Libro) | Joel (Libro) | Amós (Libro) | Abdías (Libro) | Jonás (Libro) | Miqueas (Libro) | Nahum (Libro) | Habacuc (Libro) | Sofonías (Libro) | Hageo (Libro) | Zacarías (Libro) | Malaquías (Libro)
Evangelios Mateo (Libro) | Marcos (Libro) | Lucas (Libro) | Juan (Libro)
Históricos Hechos
Cartas Paulinas Romanos | 1 Corintios | 2 Corintios | Gálatas | Efesios | Filipenses | Colosenses | 1 Tesalonicenses | 2 Tesalonicenses | 1 Timoteo | 2 Timoteo | Tito (Libro) | Filemón (Libro)
Cartas Generales Hebreos | Santiago (Libro) | 1 Pedro | 2 Pedro | 1 Juan | 2 Juan | 3 Juan | Judas (Libro)
Proféticos Apocalipsis