FANDOM


</noinclude>

Pen Nombre del Libro

El nombre de este libro en hebreo es Qohéleth, "Predicador". El que habla se aplica a sí mismo este título (cap.1: 12). Qohéleth se refiere probablemente al que "convoca" una reunión, o al "orador" o "predicador" oficial de una reunión tal. La forma hebrea femenina, y su uso con una forma verbal de género femenino en el cap. 7: 27, sugiere la posibilidad de que -tal como se usa en Eclesiastés- designe no sólo a Salomón como "predicador", sino también a la sabiduría divina que habla por su intermedio. Figuradamente, la Sabiduría se dirige al pueblo (Prov. 1: 20). De esta manera Qohéleth aparece como instrumento para la comunicación de la sabiduría divina, y también como la Sabiduría personificada.

El título de Qohéleth en griego y en latín ha sido Eclesiavté, que posiblemente sea una traducción de Qohéleth. El significado es algo similar. Qohéleth deriva del Heb. qahal, "convocar a una asamblea", cuya forma sustantivo significa "reunión", o "congregación". En griego, la palabra que significa "congregación" deriva de la raíz verbal kaléÇ "llamar", cuya forma sustantivo es ekk'lesía, "iglesia". Eclesiástico deriva de ekkl'sía.

Pen Autor

Desde los tiempos más antiguos, y por consenso universal, se ha considerado al rey Salomón como autor del Eclesiastés (ver PR 62). La frase descriptiva hebrea, "hijo de David, rey en Jerusalén" (cap. 1: 1), se ha considerado como una prueba suficiente de la paternidad literaria de Salomón.

Wait time Marco Histórico

El fondo histórico del Eclesiastés se establece claramente en el libro mismo. Después del prólogo, vers. 1- 11, aparece una breve declaración de Salomón mismo: "Yo el Predicador fui rey sobre Israel en Jerusalén" (cap. 1: 12). En hebreo el verbo "fui" está en tiempo perfecto, la misma forma que habría empleado Salomón al dirigir la palabra a una asamblea convocada en su vejez. Como aún es rey, hace una declaración respecto a su propia experiencia personal. Se refiere, no tanto a sucesos históricos, con los cuales sin duda sus oyentes estaban bien familiarizados, como a su propio esfuerzo por alcanzar la felicidad.

Book 2 Tema

Aunque Salomón ocupó un lugar eminente entre los reyes hebreos, tanto en sabiduría como en prosperidad temporal, relata en Eclesiastés la inutilidad de todas estas ventajas para lograr la felicidad verdadera y estable. ¿Y cómo alcanzará el hombre la felicidad? Cooperando con su Creador y cumpliendo así el propósito divino para la existencia humana.

El predicador una vez que medita en la incertidumbre de la felicidad, discurre sobre la desgracia real que llena el mundo. Para un mundo lleno de angustia, el "sabio" no propone una especie de "bienestar social" como la solución de las desigualdades o injusticias humanas. Cuando concluye su presentación, el predicador presenta una serie de sugestiones prácticas. Como individuos, debemos prestar toda la ayuda posible a los pobres y a los dolientes; pero lo más importante es que rindamos a Dios el corazón y los afectos, que le obedezcamos, y así nos prepararemos para el juicio final. El Eclesiastés proporciona así una sana filosofía de la vida, del propósito de la existencia del ser humano, de su deber y de su destino.

Con la exposición de sus experiencias personales, Salomón procura guiar a otros por el camino de la fe en Dios. Describe la tiranía que hay en el mundo, las injusticias, los fracasos que podrían debilitar la fe del ser humano en su Creador. Pero no se puede despreciar ni posponer en forma indefinida el día de la retribución. Aunque persistan por un tiempo las desigualdades, éstas a menudo son medidas esencialmente disciplinarias. Por lo tanto, el deber y la felicidad final de toda persona consisten en hacer frente a la vida con la determinación de aprovechar al máximo sus oportunidades. Dios se encargará del futuro.

Structure Estructura

Prólogo: La vanidad de la vida, 1: 1 - 1 1.

Salomón busca la felicidad, 1: 12 a 2: 26.

Tiempo para todo, 3: 1 a 4: 8.

  1. Tiempo para las diversas actividades humanas, 3: 1-15.
  2. Tiempo para el juicio divino, 3: 16-22.
  3. Tiempo permitido para las injusticias humanas, 4: 1-8.

Cuatro ideales, 4: 9 a 5: 9.

  1. El valor del compañerismo, 4: 9-12.
  2. El valor de la sabiduría, 4: 13-16.
  3. El valor de la reverencia, 5: 1-7.
  4. El valor de Injusticia, 5: 8, 9.

La insensatez de la vida, 5: 10 a 6: 12.

  1. La insensatez del materialismo, 5: 10-12.
  2. El misterio del sufrimiento, 5: 13-17.
  3. La inutilidad del esfuerzo, 5: 18 a 6: 12.

Cosas por las cuales vale la pena vivir, 7:1-22.

La búsqueda de la sabiduría, 7: 23 a 12: 7.

Epílogo. Lo que Dios espera de la humanidad, 12: 8-14.

Referencias

  • Comentario Bíblico Adventista
ve Libros de la Biblia
Pentateuco Génesis | Éxodo | Levítico | Números | Deuteronomio
Históricos Josué (Libro) | Jueces | Rut (Libro) | 1 Samuel | 2 Samuel | 1 Reyes | 2 Reyes | 1 Crónicas | 2 Crónicas | Esdras (Libro) | Nehemías (Libro) | Ester (Libro)
Poéticos Job (Libro) | Salmos | Proverbios | Eclesiastés | Cantares
Profetas Mayores Isaías (Libro) | Jeremías (Libro) | Lamentaciones | Ezequiel (Libro) | Daniel (Libro)
Profetas Menores Oseas (Libro) | Joel (Libro) | Amós (Libro) | Abdías (Libro) | Jonás (Libro) | Miqueas (Libro) | Nahum (Libro) | Habacuc (Libro) | Sofonías (Libro) | Hageo (Libro) | Zacarías (Libro) | Malaquías (Libro)
Evangelios Mateo (Libro) | Marcos (Libro) | Lucas (Libro) | Juan (Libro)
Históricos Hechos
Cartas Paulinas Romanos | 1 Corintios | 2 Corintios | Gálatas | Efesios | Filipenses | Colosenses | 1 Tesalonicenses | 2 Tesalonicenses | 1 Timoteo | 2 Timoteo | Tito (Libro) | Filemón (Libro)
Cartas Generales Hebreos | Santiago (Libro) | 1 Pedro | 2 Pedro | 1 Juan | 2 Juan | 3 Juan | Judas (Libro)
Proféticos Apocalipsis