FANDOM


</noinclude>La epístola de Santiano nos enseña a como tener una Fe y obras en conjunto, pues de nada sirve tener obras si no hay fe y tampoco me sirve la fe sin las obras. También nos habla acerca de las pruebas y tentación que afrontamos, pero también nos muestra la recompensa que tendremos al soportar la prueba. También resalta el hecho de que no debemos de hacer diferencia entre un ricos y pobres, ambos son iguales delante de Dios. Otras cosas que nos enseña la epístola es saber dominar nuestra lengua y sobre todo ser pacientes.

Namebook Nombre del Libro

Es probable que esta epístola, como las otras del NT, por ser una carta, originalmente no tuviera ningún título. El Códice Sinaítico, uno de los manuscritos más antiguos en donde se halla la Epístola de Santiago, no tiene título al comienzo de la carta; pero termina con la añadidura, "Epístola de Santiago". Otros manuscritos antiguos tienen el sencillo título en griego, Iakobou Epistole ("Epístola de Santiago"). Manuscritos posteriores dan a esta epístola el título de general o católica, porque está dirigida a toda la iglesia y no a una comunidad específica o a una persona.[2]

Pen Autor

En la Epístola de Santiago no hay suficientes evidencias para identificar en forma definitiva a su autor. En el NT (RVR) hay muchas referencias a hombres llamados "Jacobo" (o Santiago). Este nombre era muy común entre los judíos porque representa el equivalente griego del nombre hebreo Jacob. El uso frecuente de este nombre se advierte en la lista de los doce apóstoles (Mat. 10:2-3; Mar. 3:1619; Luc. 6:14-16). Uno de los apóstoles era Jacobo, el hijo de Zebedeo y hermano de Juan; y un segundo Jacobo era el hijo de Alfeo. Otro personaje bíblico llamado Jacobo era el padre de uno de los doce, que es identificado como Judas "de Jacobo" ("Judas de Santiago", BJ, BC, NC), es decir el hijo de Jacobo y no "hermano de Jacob", como está en la RVR (Luc. 6:16).[2]

Es razonable suponer que el autor de la Epístola de Santiago es una de las personas cuyo nombre aparece en el registro de las Escrituras, y no otro Jacobo (Santiago) completamente diferente de los conocidos. El tono de la introducción (cap. 1:1) sugiere que el autor habla como uno que es bien conocido por aquellos a los que se dirige, y que lo hace con autoridad reconocida.[2]

Wait time Marco Histórico

Una cantidad de alusiones geográficas que hay en esta epístola, sugieren que se escribió en Palestina. Se puede conjeturar que el autor vivía en una tierra donde abundaban el aceite, el vino y los higos, que no estaba lejos del mar, que muy cerca había fuentes de agua dulce y amarga, que la tierra estaba expuesta a sequías y que la lluvia era de gran importancia.[2]

No hay manera segura para determinar la fecha de la epístola. Como ya se hizo notar, parece que fue escrita cuando sólo había un Jacobo que se destacaba en la iglesia, o sea después de 44 d. C. cuando fue muerto Jacobo el hijo de Zebedeo. La evidencia interna la ubica entre los primeros documentos del NT. En la epístola no hay referencia a ningún grupo grande de cristianos de origen gentil, ni a ninguna clase de problemas acerca de los gentiles. En esta epístola la sinagoga es aún la iglesia, y sin embargo ya se ha difundido el cristianismo (ver Hech. 2:9-1 l; 4: 36; 9: 2, 10, 14, 19, 26; 1 l: 19-20). El tenor general de la epístola es que el cristianismo es la culminación del verdadero judaísmo.[2]

Book 2 Tema

Esta epístola enseña un cristianismo práctico, mostrando los resultados o las obras que una fe viviente y genuina produce en la vida de un discípulo. En toda la carta se destaca el contraste entre las manifestaciones, los efectos y los resultados de la verdadera y de la falsa religión. Esta epístola homilética está llena de bellas y atrayentes ilustraciones. El estilo es sencillo y directo. Los pensamientos están en grupos claramente diferenciados entre sí, y no dispuestos en un plan evidente. Santiago escribe con libertad lo que brota de la abundancia de su corazón; se ocupa de los temas a medida que surgen en su mente. Hay muchas alusiones al Sermón del Monte, de las cuales la siguiente es una lista parcial.[2]

En esta epístola hay diversos pasajes paralelos con los escritos de Pablo (como Sant. 1:22; cf. Rom. 2:13) y con los escritos de Pedro (como Sant. 4:7; cf. 1 Ped. 5:8-9).[2]

Structure Estructura

La estructura del libro de Santiago es la siguiente[2]:

  1. Saludo, 1: 1.
  2. La tentación, 1:2-18.
  3. Evidencias de la verdadera religión, 1: 19-27.
  4. Advertencias contra peligros comunes en la iglesia primitiva, 2: 1 a 5:6.
  5. Exhortaciones finales, 5:7-20.

Referencias

ve Libros de la Biblia
Pentateuco Génesis | Éxodo | Levítico | Números | Deuteronomio
Históricos Josué (Libro) | Jueces | Rut (Libro) | 1 Samuel | 2 Samuel | 1 Reyes | 2 Reyes | 1 Crónicas | 2 Crónicas | Esdras (Libro) | Nehemías (Libro) | Ester (Libro)
Poéticos Job (Libro) | Salmos | Proverbios | Eclesiastés | Cantares
Profetas Mayores Isaías (Libro) | Jeremías (Libro) | Lamentaciones | Ezequiel (Libro) | Daniel (Libro)
Profetas Menores Oseas (Libro) | Joel (Libro) | Amós (Libro) | Abdías (Libro) | Jonás (Libro) | Miqueas (Libro) | Nahum (Libro) | Habacuc (Libro) | Sofonías (Libro) | Hageo (Libro) | Zacarías (Libro) | Malaquías (Libro)
Evangelios Mateo (Libro) | Marcos (Libro) | Lucas (Libro) | Juan (Libro)
Históricos Hechos
Cartas Paulinas Romanos | 1 Corintios | 2 Corintios | Gálatas | Efesios | Filipenses | Colosenses | 1 Tesalonicenses | 2 Tesalonicenses | 1 Timoteo | 2 Timoteo | Tito (Libro) | Filemón (Libro)
Cartas Generales Hebreos | Santiago (Libro) | 1 Pedro | 2 Pedro | 1 Juan | 2 Juan | 3 Juan | Judas (Libro)
Proféticos Apocalipsis